Compartir

“Las cláusulas de rescisión permiten tener un punto de negociación en caso de que un jugador quiera irse. Es un marco de referencia, pero lo importante es la voluntad del jugador”, ha señalado Zubizarreta en la primera rueda de prensa de la temporada en la ciudad deportiva, junto al técnico Tito Vilanova.

En este sentido, prosiguiendo sobre el fichaje de Thiago por el Bayern de Múnich, ha insistido en que “si un jugador se quiere ir, las cláusulas suelen actuar muy poco”, y ha añadido que no se avisó a los técnicos de esa situación contractual porque no se quería interferir en el equipo.

“Ni se dijo al entrenador que lo pusiese ni que no lo pusiese. Sino se nos acusaría de ser intervencionistas. Tito hace lo que le parece oportuno”, ha aseverado.

Porque, ha dicho, se “niega a pensar que los jugadores se queden en un club porque sus cláusulas sean tan altas que no se pueden permitir irse”, y ha especificado que el futuro de Thiago pasó solo a ser considerado “un negocio cuando nos dijo que quería desarrollar su carrera en otro sitio”.

Un traspaso que ha cifrado en 22 millones fijos, además de dos variables y un millón más por un amistoso entre ambos clubes, un “buen acuerdo para esas circunstancias”.

Sobre la marcha de Villa al Atlético de Madrid, se ha limitado a apuntar que “se buscó la mejor solución para el jugador y el club”; ha apuntado que “no hay plan” para traer otro delantero; y ha recordado que aún queda tiempo para encarar la llegada de un central.

No ha querido mojarse así sobre los candidatos, especialmente respecto a Thiago Silva, y ha afirmado tajante que “no es cierto que haya una oferta por Marquinhos (Roma)”, al que en todo caso ha considerado “un jugador interesante”.

Cuestionado también sobre las cifras del fichaje de Neymar, que el Barça no quiere detallar valiéndose de una cláusula de confidencialidad firmada, Zubizarreta ha opinado que “mirando la operación global y la expectativa de ese negocio al inicio, que se decía que no bajaría de 90 millones, si al final se han pagado 57 es una excelente operación y de extraordinaria contención”.

Ha afirmado que se trabaja para buscar una salida a Afellay, Cuenca y Dos Santos, y ha resaltado que la marcha de Thiago y las cesiones de “jugadores con altas expectativas” como Deulofeu y Rafinha no suponen un cambio de rumbo en la apuesta por la cantera.

“No los hemos utilizado para intercambiar o en operaciones para rebajar precio. Seguimos contando con ellos. Si se hubieran quedado en el primer equipo, no hubieran tenido minutos y nos hubieran acusado de forzar el modelo”, ha recordado.

Zubizarreta se ha mostrado sorprendido por las “persistentes” preguntas sobre su relación con la directiva y las informaciones acerca de que podría haber presentado su dimisión: “A un club que me ha dado tanto, no les puedo exigir absolutamente nada. Nadie de los que estamos somos imprescindibles y yo mucho menos”.

“Llegamos a un momento en el que había una discrepancia de pareceres. En ese proceso, y con la misma apertura con la que he tratado siempre con el vicepresidente, me puse a disposición de un club que me lo ha dado todo. Le dije cómo veía las cosas y que lo que la directiva hiciese, lo aceptaría”, ha concluido.