Compartir

Tras la jornada de descanso, el Tour afronta hoy una etapa corta, de solo 168 kilómetros, pero con un terreno difícil camino de Gap, propicio para los ataques y para ganar posiciones antes de la contrarreloj de mañana. Se trata de una etapa rompepiernas como aperitivo de las jornadas alpinas.