Compartir

Thiago Alcántara dejó de ser este domingo futbolista del Barça para convertirse en nuevo jugador del Bayern de Múnich. Tan solo tres días después de que Pep Guardiola reconociese públicamente que había exigido a los dirigentes del club alemán el fichaje de Thiago, el Barça y el Bayern llegaron a un acuerdo para el traspaso del centrocampista a cambio de 25 millones de euros. Por un grave error de la dirección deportiva del Barcelona, la cláusula de rescisión de Thiago se vio rebajada de 90 millones a solo 18 al no haber jugado el 60% de los partidos la pasada temporada. Ante un precio tan asequible por un jugador de tanta proyección, el club azulgrana no ha podido retener al joven centrocampista campeón de Europa sub-21, considerado el heredero de Xavi Hernández.

El hijo del brasileño Mazinho, en la cantera del Barça desde adolescente, parecía decidido a fichar por el Manchester United tras flirtear también con el Real Madrid, pero el interés de Guardiola le convenció para elegir al Bayern. «O Thiago, o ninguno más», llegó a declarar el pasado jueves Guardiola. El Bayern no ha tenido que esperar demasiado para contratar al mediocentro, de quien el técnico catalán destaca que es «un superjugador que puede adaptarse bien a cuatro o cinco posiciones» y reforzará al Bayern en una temporada tan exigente en la que el equipo debe disputar seis competiciones.

En la sonada operación de Thiago, representado por el hermano del extécnico azulgrana (Pere Guardiola), también se incluye un amistoso entre el Barça y el Bayern a celebrar en los próximos cuatro años. El jugador hispano-brasileño nacido en Italia hace 22 años, cobrará unos cuatro millones de euros por temporada en el club germano. Thiago es uno de los futbolistas de mayor talento y más prometedores del fútbol español, elegido el mejor del reciente Europeo sub-21 conquistado en Israel, donde el ya exazulgrana brilló como hicieron Isco, Illarramendi o Morata y marcó tres goles en la final ante Italia.

Las palabras de Guardiola

«Thiago me convenció en el Barça y sé lo que puede dar de sí», subrayó el jueves Guardiola, que tras arremeter con dureza contra el presidente Sandro Rosell ha propinado un importante golpe a su exequipo con la contratación de una de las joyas del viejo continente. Con el Barcelona Thiago ha disputado las dos últimas temporadas completas, y el club azulgrana se encargó este domingo de subrayar que «la consagración del centrocampista en el primer equipo llegó en la temporada 2011-2012, con Pep Guardiola en el banquillo, un año en el que el ?11? del Barça disputó 45 partidos, anotó cuatro goles y ganó una Supercopa de Europa, una de España y el Mundial de clubes».

También conquistó con España la Eurocopa sub-21 en 2011. En el Barça, con Xavi, además de Iniesta, Busquets y Cesc, vio frenada su progresión y no gozó de las oportunidades deseadas. Ahora confía en que Guardiola se las conceda en el vigente campeón de Europa, para tener también la oportunidad de formar parte de ?La Roja? -con la que ya ha debutado- en el Mundial de Brasil.