Compartir

La vida da muchas vueltas. Que se lo digan a Rafael Giménez, un alemán con raíces valencianas que hace veinte años presenció en las gradas del Wildparkstadion la debacle del conjunto de Hiddink. Nació en Manheim pero por su vena corre sangre alcireña, algo que ha transmitido a sus hijos Adrián, Laura y Noelia. Enseña con orgullo una foto de los tres en Mestalla mientras recuerda para LAS PROVINCIA…