Compartir

El presidente del Bayern Múnich, Uli Hoeness, será condenado presumiblemente a libertad vigilada y una cuantiosa sanción monetaria por el delito de evasión fiscal, según el semanario Der Spiegel. Según ese medio, la Audiencia de Múnich se propone formalizar su acusación el próximo mes de agosto, para que en septiembre se abra el juicio donde se espera cierta clemencia para el mandamás del Bayern, en atención a su autodenuncia por evasión de impuestos.

La fiscalía está dispuesta a contentarse con dos años de libertad vigilada y una multa equivalente a 720 días de sueldo del presidente del consejo de vigilancia del Bayern, por haber evadido al fiscal 20 millones de euros depositados en cuentas secretas en Suiza. La multa sería de unos 3,2 millones de euros, pero quedará reducida a unos 900.000 euros ya que parte de los cargos que se le imputan han prescrito, por haber transcurrido más de los cinco años contemplados para delitos de evasión fiscal.

Hoeness presentó el pasado enero una autodenuncia ante la Hacienda alemana, con el propósito de que le fuera tenido en cuenta como atenuante. Ahí admitió haber tenido depósitos no declarados por unos 20 millones de euros, durante unos veinte años, en el banco privado suizo Vontobel. A ello siguieron una serie de registros en su casa, así como una orden de ingreso en prisión, que no fue ejecutada tras pagar Hoeness una fianza de varios millones de euros.