Compartir

Casi cada día, durante los últimos diez años, Asier Illarramendi (Motrico, 1990) ha cumplido con un hábito. Un viaje de ida y vuelta desde su Motrico natal hasta Zubieta, donde ha ido quemando etapas en su carrera futbolística hasta llamar la atención del Real Madrid. Muy apegado a sus raíces, Illarra no quiso abandonar nunca el pueblo que le vio nacer. A pesar de estar relativamente alejado de Sa…