Compartir

“No quería que Ronaldo jugara la final” de la Copa del Mundo Francia 1998, aseguró uno de los médicos de aquella selección brasileña, Joaquim da Mata, 15 años después de la derrota frente a los anfitriones.

El 12 de julio de 1998, horas antes de que Francia goleara a Brasil por 3-0, Ronaldo sufrió una convulsión y fue llevado al hospital. “Él (Ronaldo) sabe que yo no quería que él jugara. Se lo dije a Lidio (Toledo, jefe del equipo médico), que por precaución prefería que no”, dijo Da Mata en una entrevista al diario O Estado de Sao Paulo.

Los exámenes no mostraron nada anormal en Ronaldo, entonces la gran figura del equipo dirigido por Mario Zagallo. “Era por insuficiencia de tiempo, no era que temiera por su vida. Hubo un hecho, una agresión al organismo, el organismo necesitaba tiempo para recuperarse”, siguió.

El 'Fenómeno' estuvo inconsciente algunos segundos con los músculos contraídos. En la ambulancia al hospital no recordaba lo ocurrido, aunque conversaba normalmente. Se le practicó una tomografía y un electroencefalograma, pero no mostró ninguna anormalidad.

Según cuenta Da Mata, que lo acompañó en el auto de regreso al estadio, Ronaldo pedía al conductor que acelerase para no perderse el partido. De hecho, en la primera alineación Edmundo aparecía en el lugar del atacante, entonces con 21 años. En el vestuario, Da Mata, Zagallo y Toledo se reunieron y tomaron la decisión de que el 'crack' jugara. “Teníamos los exámenes en la mano, que no mostraban nada anormal con Ronaldo. No estoy evadiendo mi responsabilidad, fue un consenso”, lanzó.

El resultado fue el 3-0 que consagró a Zinedine Zidane, que esa noche anotó dos de los tres goles para el primer título francés. Ronaldo Luis Nazário de Lima no sólo salió en el once titular, sino que jugó los 90 minutos, pero su rendimiento fue muy bajo

A Da mata y Toledo se le abrió un proceso en el Consejo Regional de Medicina de Rio por permitir que el jugador entrara al campo. Fueron exculpados.

Cuatro años después, Ronaldo condujo a la selección a ganar el pentacampeonato con el actual seleccionador Luiz Felipe Scolari en Corea-Japón-2002.