miércoles, 30 septiembre 2020 8:35

Los nuevos estatutos prevén el cese de la Directiva por criterios económicos

Así lo ha asegurado Javier Faus, vicepresidente del área económica del Barcelona, durante la presentación de la propuesta de la reforma estatutaria de la entidad azulgrana.

“Los ratios razonables son dos veces el EBITDA (beneficios antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) -que la temporada pasada estaba situado en 113,4 millones de euros-. Son ratios de beneficios sobre deuda, todo depende de lo que ganas, conjugar entre beneficio y reducción de la deuda”, ha insistido.

La idea es blindar las cuentas del club. “Perseguimos el déficit cero. El Barcelona no podrá cerrar ejercicios económicos en negativo (siempre respaldados en una auditoría). En el caso de que haya pérdidas, se permitirá dos años de transición para reequilibrar el patrimonio y enjugar el déficit”, ha insistido.

Existe una salvedad. En el caso de que el club decida construir un nuevo estadio, tal y como se puede plantear a medio plazo, entonces las circunstancias no se aplicarían de la misma manera.

La otra vertiente es la deuda acumulada. En la actualidad se sitúa en 335 millones de euros y la actual junta directiva desea rebajar en torno a los 200, lo cual coincide prácticamente con los criterios que se estipularán en los nuevos estatutos.

“Somos firmes avaladores de que la deuda del club sea sostenible. Hemos crecido mucho, pero a costa de endeudarnos. Queremos bajar la deuda para ser autosuficientes. Si el Barça tiene deudas con bancos o con terceros, puede caer en manos de éstos”, ha insistido Faus.

Por ese motivo, en los futuros estatutos, que tendrán que ser aprobados por los dos tercios de la Asamblea de Compromisarios, se establecerá que la junta directiva “tendrá que gestionar el patrimonio del Club, garantizando el principio de equilibrio patrimonial, que comporta mantener el patrimonio neto del Club, realizando esfuerzos para aprobar cuentas positivas”.

En el caso de que las cuentas se cierren en negativo se tendrá que compensar en los dos años siguientes. “Asimismo, se harán esfuerzos para limitar el endeudamiento neto, de conformidad con unos criterios objetivos”, se asegura en el nuevo articulado.

El incumplimiento de estas obligaciones durante dos ejercicios vencidos “desde el primer ejercicio de incumplimiento, será causa de cese anticipado de la Junta Directiva”, según se recogerá en el apartado 67.

El vicepresidente del área social, Jordi Cardoner, ha asegurado que el objetivo de los nuevos estatutos es “garantizar el futuro de la entidad, fomentando la participación y la representación en el foro de la asamblea”, siempre desde el reforzamiento del “espíritu democrático de nuestro club, por medio de mecanismo de estabilidad social y económica”.

Entre las principales reformas estatutarias figura la obligación de que los aspirantes a la presidencia deben tener diez años de antigüedad como socios, cinco años en el caso de los directivos.

Además, y por imposición legal, se amplía el porcentaje de socios exigidos para solicitar la convocatoria del voto de censura, que pasa a ser del 15 por ciento, en lugar del 5 por ciento anterior.

Otras cuestiones recogidas en la propuesta de reforma estatutaria son las siguientes:

Cuestiones generales:

– Los acuerdos de la directiva sobre la supresión de secciones deportivas tienen que ser ratificadas por la Asamblea.

– La celebración de las Asambleas tienen que ser, preferentemente, en día de partido de competición oficial.

– Se prevé la posibilidad de utilizar la votación electrónica en la Asamblea.

– La Asamblea tendrá que ratificar los contratos que comporten publicidad en la equipación oficial del primer equipo o la denominación del Estadio o del Palau.

Procedimiento electoral:

– Se prevé el acceso por parte de todas las candidaturas al censo electoral definitivo.