Compartir

El británico Mark Cavendish (Omega) no recibió ayer ninguna sanción tras provocar una caída a escasos metros de la línea de meta en la décima etapa que finalizó en la localidad costera de Saint Malo. Cavendish desplazó con el hombro izquierdo al holandés Tom Veelers, del Argos, lanzador del alemán ganador de la etapa Marcel Kittel, lo que provocó su caída.