Compartir

El Atlético de Madrid de balonmano hizo oficial este martes a través de un frío comunicado su «decisión de no continuar en su actividad deportiva», debido a las «dificultades económicas» que atraviesa el club. «La falta de patrocinadores y apoyo logístico de las instituciones públicas, unido a la imposibilidad de que por parte de los altos directivos del club se puedan seguir realizando las aportaciones económicas necesarias que a fondo perdido se venían realizando, han hecho imposible la supervivencia del club», señala en el escrito firmado por Domingo Díaz de Mera, presidente CB Neptuno.

El máximo representante del club recordó el «apoyo prestado» por el Atlético de Madrid, que desapareció en 1992 pero regresó a la competición en el verano de 2011, tras el traslado del extinto BM Ciudad Real a la capital española, para cosechar importantes éxitos en estas dos temporadas. Díaz de Mera agradeció también el apoyo de la afición y rindió «tributo» a sus jugadores, cuerpo técnico y personal adscrito al club por su «profesionalidad».

A pesar de aludir a los problemas económicos, que le llevarán a poner en marcha «una liquidación ordenada de la entidad siguiendo los procedimientos legales correspondientes», el presidente no hizo mención expresa a la deuda, cercana al millón de euros, que mantiene con Hacienda y que ha hecho inviable la continuidad del equipo por el embargo de la Agencia Tributaria.

Con esta disolución se pierde uno de los grandes del balonmano mundial, que debía jugar este año también la Liga de Campeones. Tanto el cuerpo técnico, encabezado por Talant Dujshebaev, como los jugadores, quedarán libres. El propio técnico manifestó su «profundo malestar».

«He recorrido medio mundo en el último año buscando dinero y patrocinio de grandes empresarios pero la situación es la que es y nadie pone un euro. Es un día triste pero saldremos adelante. No tengo ni un reproche ni para el Atlético de Madrid, ni para Miguel Ángel Gil Marín, ni para Enrique Cerezo», expuso el técnico en Radio Marca.

Dujshebaev expuso una situación límite, ya que el Atlético no ha disfrutado de unas instalaciones propias y no ha podido hacer frente ni tan si quiera al pago del alquiler de Vista Alegre, donde habitualmente jugaba sus partidos, ni del Pabellón Díaz Miguel, donde desarrollaba la plantilla sus entrenamientos.

Cecilio Alonso, un histórico del Atlético y de la selección española, expresó su tristeza y lanzó la idea de comenzar a partir de ahora un nuevo reto desde abajo, con un presupuesto mínimo y una apuesta firme por chavales de la cantera madrileña. «Así empezamos hace más de 30 años y llegamos muy lejos», dijo el lateral manchego. Recientemente, el club colchonero propuso tanto a Cecilio Alonso como al mítico exportero Lorenzo Rico, formar parte de su estructura.

En el palmarés de este «nuevo» equipo rojiblanco durante estas dos campañas se registran un Mundial de Clubes, dos copas del Rey, una Supercopa de España, dos subcampeonatos de la Liga Asobal, y otro de la Liga de Campeones de 2012.

No por esperada, se trata de una noticia difícil de digerir que convulsiona el deporte español, pone en tela de juicio el sistema y perjudica en parte las aspiraciones olímpicas de la candidatura Madrid 2020, ya que confirma el duro momento de la economía española.

Tras hacerse pública esta defunción, El Consejo Superior de Deportes (CSD) convocó a todos los estamentos del balonmano español a una 'cumbre' que se celebrará este miércoles, a partir de las cinco de la tarde. El organismo presidido por Miguel Cardenal pretend