jueves, 13 agosto 2020 8:10

Un modelo acabado

No le queda mucho tiempo a Euskaltel para tomar una decisión sobre el futuro de su equipo ciclista. Como mucho, podrían apurar la respuesta hasta finales de la Vuelta a España. Si sigue, a Euskaltel o como se llame quien venga a ocupar su puesto no le iban a faltar corredores, incluso de un cierto nivel. Los responsables del equipo saben que un modelo de hacer ciclismo se ha acabado, que necesitan moverse en otros mercados si quien seguir formando parte del WorldTour.

A una empresa como Euskaltel hay que agradecerle que haya invertido durante tantos años en un deporte que siempre está sujeto al momento que se viva, con problemas como el dopaje o la fuga de ciclistas a los que ofrecen mejores contratos. Euskaltel lo ha aguantado todo hasta que se ha encontrado asfixiada económicamente.

Con ellos se acaba un modelo de entender un grupo ciclista, basado en la cantera de Euskadi, con el apoyo de las instituciones públicas, que hoy en día es inviable. Ha sido bonito, espectacular, mientras ha durado.

Si continúa nada será igual. El ciclismo es un deporte con muchos valores, también con aspectos negativos, que cuesta mucho dinero, sobre todo al máximo nivel. Cuando Euskaltel presentó su equipo dijo que el proyecto era para cuatro años. Meses después lo que uno percibe es que esto se acaba. Los cambios económicos han sido bruscos en un corto espacio de tiempo.

Empresas como Zahor, Fagor, Orbea o Kas, por citar algunos nombres, lo tuvieron que dejar como patrocinadores principales. Cualquier empresa, por modesta que sea, que se acerque al ciclismo o a otro deporte es de admirar. Lo hacen en muchas ocasiones por afición, por compromiso, por amistades. Es cierto que Euskaltel y Euskadi han proyectado su nombre por todo el mundo, siempre dando una buena imagen, que ha sido el mejor proyecto que ha tenido Euskadi en un escaparate mundial desde hace muchos años, al menos el único que ha unido a territorios con formas de pensar y actuar muy dispares. Hasta hoy.

Artículos similares