Compartir

“Sabíamos que este trayecto iba a ser complicado y difícil, de dudas, pero sé que la situación de disolución no se va a dar nunca. Es imposible matar esto. No creo que nadie esté por la labor. Sería duro, insoportable. No tengo ninguna duda de que vamos a empezar la Liga y que vamos a construir un equipo ilusionante. A pesar de nuestra situación, haremos algo interesante”, dijo en rueda de prensa.

El técnico recordó que el Deportivo, al margen de los movimientos que se produzcan mientras el mercado esté abierto, cuenta con jugadores que la pasada temporada compitieron “con dignidad en Primera división”.

Con las salidas y las incorporaciones que haga el club coruñés este verano, y con los canteranos que llegarán al primer equipo, el objetivo será el ascenso, aunque no es una obligación.

“Interiormente, ¿en qué crees que estoy pensando, en quedarnos en Segunda? No. Yo quiero ascender el año que viene, aunque tampoco pasaría nada si no lo conseguimos el primer año. Debería ser el objetivo, pero, si no lo conseguimos, no será un fracaso absoluto”, matizó.

El técnico pronosticó que la “Segunda división va a ser muy dura y difícil, con muchos equipos que han estado en Primera, lo que le da un valor especial”.

“Del primero al decimoquinto (equipo) piensan en ascender todos y es una categoría con muchas sorpresas”, comentó el preparador blanquiazul horas antes de dirigir el primer entrenamiento de la pretemporada.

“Confío en sacar rendimiento a la plantilla. Luego, la Liga te pone en tu sitio, pero por qué no voy a ser optimista. Confío en el trabajo y vamos a trabajar duro y fuerte. Confío en que algún chaval de la cantera dé la sorpresa, que sea un equipo sólido, duro, que marque setenta goles y que reciba treinta”, declaró.