Compartir

El Cacereño ya le había echado el ojo encima incluso antes de que terminara la última temporada. Máxime cuando sopesaba devolver al banquillo a Ángel Marcos, un tipo al que convence de sobra Juan Carlos Mejías (La Zarza, 1983). Será por su polivalencia, por su altura, por su experiencia, por su clarividencia a la hora de ver y de cortar, por lo que sea… pero el Cacereño le ofreció la camiseta de…