Compartir

La actuación del equipo Orica en este Tour de Francia está sorprendiendo a muchas personas. La historia que hay detrás del grupo australiano es de novela.

Su proyecto comenzó a ser financiado por un millonario que se llama Gerry Ryan, dueño de la empresa de caravanas Jayco, que patrocinó durante muchos años el Heral Sun Tour, la prueba más veterana del calendario australiano de ciclismo.

También financió la carrera de la corredora Kathy Watt para los Juegos Olímpicos de Barcelona. Ryan llegó al ciclismo de una forma muy curiosa. En los Juegos Olímpicos de Pekín, Australia no consiguió ninguna medalla. El gurú de la pista australiana era Shayne Bannan.

Los dos hombres más importantes del ciclismo de Australia no se conocían hasta que les presento Dave Saunders, entrenador del Instituto Victoria de Deportes de Melbourne. Los siguientes Juegos Olímpicos eran los de Melbourne y ambos dijeron que había que darla vuelta a la situación. Hablaron de dinero. Bannan se conformaba con medio millón de euros. A Ryan, que tiene un sentimiento australiano muy fuerte, le pareció poco dinero. «¿Y por qué no un millón?». De esa unión comenzarían a llegar las medallas australianas en la pista.

En 2009 vieron juntos la llegada del Tour a los Campos Elíseos. Observaron que había, y hay, un equipo que se llama La Française des Jeux. El patriotismo de Ryan volvió a surgir: «¿Y por qué no podemos tener un equipo profesional australiano?». Hablaron de cifras: 54 millones de euros en tres años.

Shanan Bannan fue nombrado mánager de un proyecto que comenzó a llamarse GreenEDGE, hasta que en abril de 2012 les llegó una buena inyección económica con Orica, una empresa que explota minas.

El nombre de GreenEDGE lo pusieron después de realizar un estudio de márketing. Es un nombre que detrás no tenía ninguna empresa. Para el futuro quieren cambiar un poco la filosofía del equipo, que está asegurado hasta 2016. Se han centrado en lo mejor que sabían hacer, ganar etapas, las clásicas. El siguiente paso es intentar brillar en las clasificaciones generales. Con un presupuesto garantizado, Orica ha puesto el nombre de Australia en lo más alto del ciclismo mundial. Neil Stephens, uno de los directores de la formación, se llevó con un él a un buen número de mecánicos y masajistas para completar la infraestructura del grupo, en la que también hay un médico español, Manuel Rodríguez.