Compartir

RIO DE JANEIRO (Reuters) – El seleccionador brasileño Luiz Felipe Scolari dijo que la victoria del domingo 3-0 en la final de la Copa Confederaciones sobre el campeón del mundo y de Europa mostró que la “Canarinha” estaba dando enormes pasos de cara a ganar el Mundial en casa el año que viene.

Mientras el seleccionador español Vicente Del Bosque reconoció que la Roja sucumbió ante el mejor de la noche, también opinó que las 26 faltas cometidas por Brasil mostraron el lado menos vistoso del juego carioca.

No obstante, Scolari prefirió permanecer centrado en la brillante actuación y no pudo ocultar su felicidad por la quinta victoria consecutiva de su selección en la Confederaciones, campeonato que Brasil ha ganado en sus tres últimas ediciones.

“No creo que pudiera sentirme mejor de cómo estoy ahora mismo”, dijo a la prensa tras el partido.

“Pensé que cualquier resultado positivo sería magnífico, pero ganarles 3-0 es mucho mejor de lo que imaginaba”.

“Pero también creo que en general, no solo por el resultado sino por cómo jugamos, creo que hicimos un partido muy bueno”.

“Ahora puedo soñar con que ya tenemos una idea, tenemos un camino por delante y que tenemos un buen equipo para jugar el Mundial del año próximo de igual a igual contra otros rivales fuertes”.

Scolari, de 64 años, comenzó el torneo con presión porque se empezaba a extender la idea de que, pese a haber ganado el Mundial en 2002 después de hacer un increíble trabajo, su momento podría haber pasado.

Sus primeros siete partidos tras retomar el banquillo brasileño se saldaron con dos victorias, cuatro empates y una derrota. Presión añadida llegó de una fuente inesperada: las protestas contra el Gobierno que se extendían por Brasil con la Copa Confederaciones como catalizador del descontento popular.

CAMPAÑA EXITOSA

Scolari dijo que esperaba que una victoria de Brasil en el campeonato serviría al menos para unir al país y, aunque se espera que las protestas continuasen, al menos el técnico mantuvo sus ojos en el torneo con una campaña exitosa.

“Era importante no solo para el equipo de fútbol sino para todo el país por razones obvias”, dijo.

“Pero el equipo es consciente y una cosa importante es que en los últimos 30 días hemos derrotado a cuatro campeones del mundo: Francia, Uruguay, Italia y España.

“Somos un equipo todavía en formación, enfrentándonos a muchas dificultades y creo que esta victoria mejora al conjunto, nos da más confianza. Nos hará jugar de manera diferente”.

Del Bosque felicitó a Brasil por su victoria, añadiendo: “Han sido mejores. Hay que felicitarles. Hemos tenido esa pizca de mala suerte al principio de los dos tiempos y el final del primero, pero no quiero poner ninguna excusa”.

“Hemos hecho una buena Confederaciones y han entrenado al máximo los 28 días de concentración”.

“Han tenido más energía y lo han trasladado en cada acción. Nos han presionado muy fuerte en todo el campo, con faltas continuadas que han mermado la continuidad en el juego. No quiero que quede como una excusa”.

“Tenemos buenos jugadores, con un estilo definido, un bloque en el que hay buena convivencia, con un fútbol que ha conquistado a todos y con el que hemos ganado muchos títulos. No vamos a cambiarlo todo por una derrota”.

/Por Mike Collett/