Compartir

Un tatuaje dura toda la vida y ahora, gracias a una empresa estadounidense, pueden conservarse incluso después de la muerte.

Save My Ink Forever

Michael Sherwood, de Cleveland (Ohio), ofrece un nuevo servicio por el que los familiares de un fallecido, que se haya adornado la piel en vida con tatuajes, puedan conservar éstos en forma de pergamino y enmarcados en un cuadro, informa ‘9news.com.au‘.

Save My Ink Forever

Sherwood, quien trabaja con su hijo en la empresa ‘Save My Ink Forever’, extrae los trozos de piel dibujados de los cuerpos y los conserva como si obras de arte se tratase.

“Con el arte de los tatuajes y cuánto significan para las personas, ¿por qué no conservarlos después de su muerte?”, comentó Sherwood “La gente pone cenizas en las urnas en los mantos y visita las lápidas con los nombres de sus seres queridos. ¿Por qué no guardar sus tatuajes como un monumento?”, explicó.

Save My Ink Forever

El proceso lleva de tres a cuatro meses de trabajo y debe iniciarse ante de que se cumplan 72 horas de la muerte del paciente.

Save My Ink Forever