Compartir

Una pareja británica ha elegido un singular fotógrafo para que se encargue de inmortalizar el momento más importante de su vida en común: su boda.

A través del reconocimiento facial, el robot de nombre Eva puede reconocer a los invitados del enlace y preguntarles amablemente si desean hacerse una fotografía, que se puede imprimir en el momento o compartirse en Internet.

“Fue una adición fantástica a nuestro día, y nuestros invitados todavía están hablando de ello. Eva fue una golosina y realmente involucró a la gente. Suposo un buen cambio respecto a las cabinas de fotos normales”, comentó orgulloso el novio.

Eva se ha convertido en el primer robot utilizado con dicho fin.