Compartir
Pixabay

Una mujer estuvo a punto de perder la vida cuando sufrió un infarto mientras intentaba explicar a su hijo, que no lo entendía, un problema de matemáticas que le habían mandado como deberes en la escuela.

La mujer, de origen chino, se desesperó porque su pequeño no lograba entender una simple operación. La impotencia y el enfado acumulados le jugaron una mala pasada, y mientras intentaba hacer que su hijo comprendiese la tarea, sufrió un mareo y tuvo que ser trasladada de urgencia hasta un hospital.

La mujer, identificada con el apellido Wang, fue intervenida tras sufrir un infarto de miocardio. La ‘paciente’ se recupera favorablemente.