Compartir

Una mujer de origen chino perdió la movilidad de los dedos después de haber usado, durante una semana y de manera incontrolada su teléfono móvil.

La mujer, residente en la ciudad de Changsha, en la provincia china de Hunan, tuvo que acudir a un hospital tras una semana de vacaciones dedicada, casi exclusivamente, a su terminal, tal y como informa ‘shanghai.ist’.

Tras haber sostenido día y noche el móvil en su mano, la joven comenzó a sufrir un fuerte dolor; tenía los dedos atrofiados y era incapaz de doblarlos.

Los facultativos la diagnosticaron tenosinovitis, causada por la reiteración en el movimiento de la extremidad día tras día. Afortunadamente, tras el tratamiento, la mujer recuperó la movilidad.