Compartir

Una mujer británica de 51 años sufrió un grave accidente en 2015 mientras disfrutaba de una atracción en un parque acuático del Coral Sea Aqua Club Hotel, en Sharm el Sheij (Egipto).

Tracy Turner se encontraba sobre una tabla de surf en un simulador de olas cuando perdió el equilibrio y la fuerza del agua la arrastró por los pasillos de la piscina.

La víctima ha decido emprender medidas legales contra el operador turístico TUI después de que “se negó a disculparse” por unos hechos que “no le importan”, informa ‘Sun‘.

Turner sigue sometida a terapia y tratamiento y asegura que el dolor que siente es permanente. Según los médicos, la mujer estuvo a “milímetros” de quedar paralítica.