Compartir

Kira, una joven de 19 años, se ha convertido en un ejemplo para todos al enfrentarse sin miedo a un tumor cerebral que le impedía hacer lo que más le gusta, cantar.  “Algo en mi cerebro dejó de funcionar, no podía cantar, no podía procesar las palabras al ritmo de la música», recordó la joven, y así descubrieron que tenía un tumor cerebral.

Los médicos del hospital infantil de Seattle (EEUU) decidieron operarla y despertarla durante la cirugía. Con el cerebro abierto, ella permaneció despierta, sin dolor, y siguiendo el ritmo de la música que ella cantaba.

Tan sólo dos días después de ser intervenida, Kira pudo volver a cantar.