Compartir

Un hombre fue grabado bailando en la celebración del funeral de su mujer.

Jorge Zúñiga comentó que bailó el día que se celebraba la misa en recuerdo de su esposa por una promesa que hizo junto a la difunta. Al parecer la pareja, vecina de la localidad colombiana de San carlos, en la región de Ñuble, habían hecho un trato: el último que quedara con vida debía bailar en el funeral del otro, y así fue.

“Este homenaje es un compromiso que adquirimos por muchos años con Enedina, con quien estuvimos bailando toda una vida. Cuando cualquiera de nosotros falleciera, el otro tenía que rendirle un homenaje. Se tomaron todas las precauciones y los protocolos”, contó el viudo.

Ambos erean bailarines profesionales.