Compartir

La cámara de seguridad instalada en un coche patrulla de la Policía de New Jersey captó el momento en que un trabajador se vio involucrado de un peligroso accidente cuando los cables de un poste electricidad que estaba manipulando cayeron y estallaron al contacto con el suelo durante un temporal de lluvia y viento.

El empleado había acudido a reparar un poste electrico sobre el que horas antes había caído un rayo. Al intentar desprender los cables, éstos cayeron al suelo estallaron. Las llamas producidas por la deflagración rodearon al operario que milagrosamente salió ileso del accidente

Según informó la policía a ‘WCAU-TV‘ tanto el trabajador como los agentes pensaron que la energía había sido cortada.