Compartir
Pixabay

Un grupo de veterinarios del zoológico de la ciudad de Melbourne, Australia, encontraron un pingüino desnutrido y en pésimas condiciones en una playa de la ciudad, por lo que trasladaron al animal al centro.

Una vez en el zoológico, los especialistas le sometieron a diferentes y exhaustivos análisis y descubrieron que la razón de su delicado estado era que el pingüino había recorrido unos 2.500 kilómetros nadando.

Salió de Nueva Zelanda y nadó por el mar de Tasmania hasta llegar a Australia, informa ‘La Vanguardia’.

Tras recuperarse en las instalaciones del zoológico, los veterinarios devolvieron al animal a su hábitat natural.