Compartir

Un perro se recupera de sus heridas tras de haber sido operado para extraer de su interior un tenedor de metal que se tragó cuando arrampló con un trozo de pastel.

La dueña del can, Carli Ott, una mujer de Texas, contó que estaba compartiendo un trozo de tarta de calabaza con su mascota Chemo cuando el animal, un perro de cuatro años, mezcla de bóxer y mastín ingles, se abalanzó sobre su mano y se tragó el tenedor donde le ofrecía la comida.

La mujer trasladó a Chemo a una clínica veterinaria de las afueras de Cleveland (Texas), donde una radiografía reveló la presencia del cubierto en su estómago. Tras considerar que el objeto podía causar desgarros, los veterinarios decidieron extraerlo mediante cirugía.