Compartir

Un ciudadano de origen senegalés residente en la ciudad de Reus, Cataluña, le propinó una patada a un perro en la madrugada del día 11 de septiembre. El perro, para defenderse, le mordió en la entrepierna y le desgarro el pene.

El dueño del animal era un vecino de la zona, otra vecina presenció el ataque del perro y comentó que no solo le mordió la entrepierna, sino que también le propinó un mordisco en la mano.

El hombre fue trasladado por el SEM al Hospital de Sant Joan de Reus, pero, al ver la gravedad de las heridas y la necesidad de cirugía de reconstrucción y urología, fue trasladado de nuevo al hospital Joan XXIII de Tarragona.