Compartir

Un niño de tan solo ocho años ha hecho saltar todas las alarmas tras conducir a 140 km/h por una autovía.

Los hechos han ocurrido en Alemania, donde los agentes de la policía encontraron en la A44 sentido Dormund el vehículo parado en el arcén, con las luces de emergencia activadas y los triángulos colocados.

Cuando se acercaron, el niño se puso a llorar y confesó que “sólo quería conducir un poco”.

Previamente la madre había comunicado a la policía de que su hijo se había ido en el VW Golf automático de la familia.