Compartir

Un niño se quedó colgando, agarrado a la ventana de un décimo piso de un edificio en Astaná (Kazajistán). Cuando sus fuerzas fallaron, cayó al vacío y  fue salvado por uno de los vecinos de inmueble al vuelo.

Según informan medios locales, los hechos ocurrieron el lunes cuando el menor de 7 años rompió accidentalmente la mosquitera de una de las ventanas de su casa y se precipitó por ella quedando colgado de la repisa.

Al escuchar los gritos del pequeño, Artiom Kárev, el vecino del piso de abajo, corrió en su auxilio. Se asomó por la ventana y vio al niño suspendido; milagrosamente consiguió agarrarlo en su caída. “Salí al balcón, escuché gritos en la calle. Abrí la ventana y miré hacia afuera, (…) vi que había un niño colgando allí. Se cayó; ya estaba cayendo y lo atrapé”, relató Artiom Kárev.