Compartir

Un estudiante de 17 años sobrevivió a una caída de 13 pisos gracias a un semáforo en la ciudad taiwanesa de Nueva Taipéi.

El sábado por la tarde, el menor que ha sido identificada con el apellido Lu, presuntamente agobiado por los estudios, decidió poner fin a su vida y se lanzó al vacío desde el decimotercer piso de un edificio de la citada ciudad, tal y como informó ‘Lienhe’.

La suerte se alió con el suicida. El semáforo de la calle se puso en rojo y el chico cayó sobre el techo de un vehículo que se había detenido alertado por la señal. Tras el impacto, el conductor del vehículo, que precisó de atención medica por encontrarse en estado de shock, logró llamar a la Policía y ésta, a su vez ,dio  aviso a los servicios sanitarios.

En un principio, Lu no presentaba señales de vida pero fue trasladado a un hospital donde comenzó a recuperarse. Los médicos no salían de su asombro y consideraron como un milagro que el joven sobreviviera a semejante caída. Solo había sufrido laceraciones en las piernas, múltiples fracturas de costillas y el colapso de uno de sus pulmones. Lu se encuentra fuera de peligro.

Según la familia, el joven estaba sumido en una depresión como consecuencia de los estudios.