Compartir

Un joven estadounidense probó su moto de agua en la piscina de su casa y sufrió un accidente que casi termina en tragedia.

El chico introdujo la moto en el agua, aceleró y salió despedido. En su vuelo el hombre cayó de bruces al suelo con el vehículo acuático sobre su espalda.

Gracias al casco que usaba para protegerse, las lesiones no fueron graves.

;