Compartir

Un hombre permanece bajo custodia policial tras haber disparado el pasado sábado por la noche contra un niño de siete años que jugaba con una pistola de juguete en la casa de su hermana, en el estado norteamericano de Florida.

Anthony Knuth, de 30 años, se encontraba en la casa cuando los niños jugaban con una pistola ‘Nerf’,  Knuth interrumpió a los pequeños y les dijo que él tenía una pistola de verdad, informó ‘FOX 35 Orlando’, citando informes policiales.

La madre de la víctima había dejado a los niños a solas con el adulto cuando escuchó la detonación. Al entrar de nuevo en la habitación, alertada por el estruendo, encontró a su hijo con una herida de bala en la rodilla izquierda.

El pequeño fue trasladado a un hospital cercano al domicilio. Knuth dijo a los investigadores que se encontraba bajo los efectos del alcohol y que no recordaba haber disparado su arma, una pistola del calibre 22.