Compartir
Pixabay

Un equipo de bomberos australianos dejó una nota pidiendo disculpas por haberse bebido la leche de un hombre cuando acudieron a su domicilio para sofocar un incendio.

Una fotografía de la nota, escrita a mano y firmada por el Urunga Rural Fire Service, se compartió en  Facebook, donde se ha viralizado a las pocas horas.

“Fue un placer salvar su casa. Sentimos no poder haber salvado sus reservas. Le debemos un poco de leche”, escribieron los bomberos.

Uno de los efectivos que participaron en la extinción del fuego, Hardie-Porter, en declaraciones a la ‘CNN‘, dijo que su equipo cogió la leche porque llevaban horas sin comer nada.

Sin embargo, el propietario aseguró que también se comieron algo de queso y mantequilla de cacahuete, pero que no le importó en absoluto. “No tienen que devolver la leche, vale con un par de cajas de cervezas”, bromeó.