Compartir

Kurt Kaser, un granjero del estado de Nebraska (Estados Unidos) se vió obligado a amputarse su propia pierna tras quedar atrapado en una máquina. Para liberarse, Kaser utilizó una pequeña navaja de bolsillo.

Según su testimonio tenía dos opciones: o desmayarse y ser succionado por completo, o actuar.

Kaser se encontraba en su granja descargando maíz de un camión cuando accidentalmente pisó la apertura de la barrena de granos. La máquina comenzó a succionarle la pierna y le arrancó tejidos y varios huesos.

“Me metí en esa maldita cosa y me agarró. Recuerdo haberlo visto comenzar y dije: ‘esto no es bueno’. Y luego, cuando mi pie estaba golpeando, trataba de sostener mi pierna, sacándola, y repetí: ‘Esto no es bueno'”, comentó el granjero a ‘ABC News’.

Desafortunadamente, la víctima no llevaba el teléfono móvil encima y no había nadie en la casa que le pudiera socorrer, por lo que sacó su navaja y comenzó a cortase la extremidad. “Casi me rendí y dije: ‘Pase lo que pase, si me chupa entero, se acabó. Pero entonces, de repente, pensé en mi navaja de bolsillo”.

Comenzó a cortar su pierna aproximadamente ocho pulgadas por debajo de la rodilla. Sin embargo, Kaser dijo que no recuerda haber experimentado mucho dolor y que tampoco notó mucha sangre.

Tras liberarse, Kaser se arrastró unos 50 metros hasta el teléfono más cercano, desde donde llamó a su hijo quien contactó con el 911. Un helicóptero trasladó a la víctima un centro médico a unas 90 millas de distancia en Lincoln.

Tras el alta hospitalaria, Kaser espera que le pongan una prótesis.