Compartir

El suceso ocurrió en una localidad de 11.000 habitantes de Chantilly al norte de Francia, donde un caballo irrumpió en una cafetería.

Los clientes del bar corrieron detrás de la barra para evitar ser heridos  por el animal, que probablemente estaba más asustado que ellos. El équido se escapó, según el gerente del bar, de un establo ubicado a tan solo un kilómetro de la localidad.

El vídeo de una de las cámaras de seguridad se ha hecho viral en YouTube y ha conseguido ya más de 300.000 visualizaciones.