Compartir

Tres mujeres de 30, 55 y 61 años fueron sido ingresadas el sábado en el hospital de Montecelo (Pontevedra) tras protagonizar un incidente en uno de los probadores de una tienda de Zara en la citada localidad gallega.

Los hechos se originaron cuando una de las clientas, de 30 años, intentó acceder al probador con seis prendas, algo prohibido por razones sanitarias debido a la pandemia del coronavirus. Cuando una de las empledas le indicó que no podía pasar con todas, la mujer  le arrojó la ropa a la cara, informa el ‘Diario de Pontevedra’.

Otra clienta de 55 años le recriminó su actitud y la primera le respondió con un manotazo en la cara, tirándola al suelo y asentándole varias patadas que la hicieron sangrar por la boca, según describieron a la policía testigos presenciales.

Ante las agresiones, otra mujer de 61 años intentó calmar los ánimos entre las compradoras, pero también acabó a golpes con la agresora.

Cuando una patrulla de la Policía Local se presentó en la superficie, la primera mujer se defendió alegando que había agredido a la otras porque le habían insultado llamándola “animal”. La tres tuvieron que ser atendidas en el centro médico.