Compartir

Atay Daudov, un árbitro de fútbol ruso, remató accidentalmente un penalti que acabó con el esférico besando las mallas de la portería. Ateniéndose al reglamento, el colegiado tuvo que conceder el gol que subió al marcador ante la perplejidad del equipo perjudicado.

La carambola ocurrió durante un encuentro que enfrentaba a los equipos de Keyes DD y el Manas de Dahadaevskiy. Un jugador lanzó el penalti, el portero la sacó bajo palos y, a continuación, el esférico golpeó en la cara del colegiado y acabó en el fondo de la portería.

Daudov, ante las airadas protestas de los jugadores, tuvo que conceder el tanto, ya que el reglamento FIFA así lo dice.

Finalmente, el partido acabó 4-4.