Compartir

Sevilla quiere reforzar su imagen como capital mundial de la tapa y para ello pretende entrar en el libro Guinnes, con la instalación de la barra más larga del mundo que tendrá unos 600 metros de longitud, y contará con 300 bares para atenderla y servir 45.000 tapas gratis.

El hito se marcará el próximo martes 9 de octubre, con motivo del día de la hostelería, y la barra se montará en el centro de Sevilla, frente al río, entre los puentes de Triana y San Telmo. El horario de esta barra se extenderá entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde.

La idea ha partido de la empresa Makro, que se dedica a la distribución mayorista y el abastecimiento a empresas de hostelería, y del Ayuntamiento de Sevilla.

Está previsto que cada bar ofrezca 3 tapas diferentes y de cada una de ellas habrá 50 unidades que se repartirán entre los que se acerquen al evento.