Compartir

Ricardo Prieto y Carlos Varón, dos bomberos venezolanos que compararon a Nicolás Maduro con un burro, se encuentran encarcelados por un delito de odio.

Ambos están a la espera del juicio donde, de ser condenados culpables, tendrían que hacer frente a una pena de hasta 20 años de prisión, según el observatorio de derechos humanos de la Universidad de los Andes.

“Buenas tardes compañeros, como podrán ver estamos recibiendo la visita del presidente Maduro (…) Él mismo está haciendo recorrido de inspección”, asegura uno de los bomberos en este vídeo que se ha convertido en viral.