Compartir

Los cuidadores del Bioparc de Valencia están de enhorabuena. Primero, celebraron el nacimiento de una nueva cebra, que aumenta la familia de esta especie en el parque. Después, tuvieron que actuar para salvar la vida de la recién nacida.

La cría se metió en el agua y empezó a ahogarse cuando dos cuidadores actuaron con urgencia para salvar su vida. Con un ojo en la cría y con el otro pendiente de la reacción de la madre, los cuidadores consiguieron sacar a la pequeña del agua y dejarla en tierra firme, donde se reunió con su madre.