Compartir

Una australiano salvó la vida de un pequeño lagarto que encontró flotando en su vaso de cerveza en un bar. Para ello, le realizó el boca a boca y un masaje cardiovascular.

Al ver al lagarto flotando, el cliente, identificado con el nombre de Brett, pensó que se se trataba de una broma que le estaban gastando sus amigos del ‘The Amble Inn’, un pub de Corindi Beach, en Nueva Gales del Sur (Australia).

Los empleados le aseguraron que no tenían nada que ver, que no sabían cómo había ido a parar la lagartija a la cerveza, por lo que Brett decidió a actuar. El lagarto no se movía y le practicó el boca a boca y le masajeó el torso mientras un amigo le grababa con el móvil.

Milagrosamente, el lagarto consiguió revivir.

No está claro si fue el cliente quien salvo la vida del reptil o si fue éste quien se hizo pasar por muerto como una maniobra de defensa.