Compartir

Tras haber paseado a su perro, actividad permitida en Reino Unido a pesar de la cuarentena impuesta por la crisis del coronavirus, una mujer británica decidió compartir una foto de su mascota.

La dueña del can se percató de que la imagen constituía en sí misma un acertijo con el que entretener a los usuarios de las redes sociales, ya que el perro no es fácil de distinguir en la instantánea, en la que además aparecen un parque vacío, un camino de piedra y un banco.

Muchos tuiteros se volvieron locos tratando de encontrar a la mascota.

Solución.