Compartir

Las autoridades japonesas han permitido la reapertutra de los parques de atracciones del país cuya actividad quedó interrumpida por el brote de coronavirus en el mundo.

Los recintos volverán a abrir sus puertas bajo estrictas medidas de seguridad, entre ellas no gritar en las atracciones, no establecer contacto físico con las mascotas y mantener la distancia de seguridad, tanto en las colas como en atracciones tipo ‘El Pasaje de Terror’, informa ‘Japan Times‘.

Con estas medias se busca impedir el contacto con la saliva entre los asistentes.