Quantcast

Por qué hay palomitas que no estallan nunca

Aunque parezca mentira, las palomitas no se inventaron en los años 50 del siglo pasado. El maíz calentado y con el núcleo reventado es uno de los alimentos más antiguos que hay. Se tiene constancia de que los humanos nos alimentábamos de él desde hace más de 5.000 años. Sin embargo, es un producto muy relacionado con el ocio y no como una comida sana. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, se está considerando como sano.

Y es que convertir un grano de maíz en una palomita o popcorn es uno de los fenómenos físicos más interesantes por estudiar. De hecho, dos investigadores franceses quisieron saber qué sucede desde la introducción del grano de maíz en el microondas hasta que se hace palomita. Y es que parecería mentira que algo amarillo, pequeñito y duro salga como una esfera irregular, esponjosa y de mucho mayor tamaño. Estos experimentos los publicaron y revelaron cosas muy interesantes.

La importancia de la termodinámica

Estos investigadores tan solo quisieron ver a cámara superlenta el proceso de estallido de una palomita. Sin embargo, el por qué del estallido y cómo ocurre ya era de conocimiento público, aunque no mucha gente lo conoce.

Los granos de determinadas especies de maíz como el reventón o rosetero, pisingallo y zea mays everata stur revientan al calentarlo. Esto sucede porque tienen una piel dura y resistente que tarda en quemarse y transfiere el calor al núcleo de forma muy eficiente.

Al calentar el grano de maíz, la humedad del núcleo se convierte en calor. Esto hace que la presión aumente hasta niveles que la piel no puede mantener. El núcleo, por acción de la termodinámica se expande hacia afuera y adquiere la textura espumosa y el olor y sabor característicos.

Comentarios de Facebook