Compartir

Una de las novedades que está causando gran sensación en el Salón del Automóvil de Barcelona es un coche que vuela. Sí, han leído ustedes bien, un coche volador. Se trata del primer modelo de producción de automóviles voladores del mundo y de llama Pal-V Liberty Pioner. Tiene capacidad para dos personas, y una carga máxima de equipaje de 20 kgs. El vehículo pesa 664 kgs y el peso máximo de despegue es de 910 kgs. Está propulsado por un motor  con 100 CV de potencia y utiliza gasolina Euro 95 y Euro 98, con un consumo de 7’61 litros y la capacidad del depósito de combustible es de 100 litros. También incorpora un segundo motor para el vuelo con  una potencia de 200 CV, siendo la máxima altitud que puede alcanzar de 3.500 metros, con una autonomía de 300 kms. El diámetro del rotor, situado cubriendo el coche, es  de 10’75 metros. La velocidad punta que puede alcanzar es de 160 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 9 segundos aproximadamente.

Este nuevo vehículo estará disponible para ser comprado en 2020, pero para su conducción será necesario un nuevo permiso otorgado por las autoridades correspondientes. El PAL-V Liberty se entregará en la puerta de la casa del usuario y cumple con las normas vigentes para volar y conducir. En otras palabras, está listo para ser disfrutado instantáneamente. Aerotransportado o deslizándose por los caminos sinuosos minutos después. Pura emoción sin demora.

Tenemos que señalar que El PAL-V no es un helicóptero. En modo de vuelo, el PAL-V es un autogiro. La diferencia es que el rotor del helicóptero está propulsado por un motor y en este vehículo, las palas no están alimentadas, sino que son propulsadas ​​por el viento ya que mientras hay flujo de aire, ellas giran y actúan como un paracaídas continuamente abierto.

La idea inicial surgió cuando el cofundador John Bakker comenzó a volar en 1999. Al igual que todos los pilotos, se sintió frustrado porque volar,invariablemente implica alejarse de un lugar que es inconveniente y aterrizar en un lugar donde no desea estar. Siempre dejando atrás un coche y un avión / helicóptero. Así se embarcó en un viaje para crear un coche que pudiera volar. Un sueño amado por la humanidad por más de 100 años.

Al probar todas las diferentes plataformas de aviación, el equipo creador del nuevo vehículo, concluyó que el principio de autogiro era el más adecuado para crear un automóvil volador. El principio del autogiro les convenció por una serie de buenas razones. En primer lugar, los giroplanos voladores son muy seguros y fáciles de aprender. Además, almacenar el elegante sistema de rotor de manera segura en la parte superior del vehículo es más compacto que el almacenamiento de alas voluminosas. A pesar de esto, Bakker aún enfrentaba los mayores desafíos inherentes a un automóvil volador: un avión normalmente tiene tres ruedas para hacer que los aterrizajes de viento cruzado sean más seguros y mecánicamente más fáciles.  Y tiene un alto centro de gravedad para estabilizarlo en el aire, al asegurar que la hélice empuje a través del centro de gravedad.  Esto último es algo que no se desea mientras conduce, ya que volcaría al tomar una curva. Este es un problema fundamental, encontrado durante más de 100 años por los diseñadores de automóviles voladores y que ahora ya ha sido resuelto.

Con el PAL-V Liberty, se acabaron los atascos en las carreteras. Ahora habrá que disponer de policía aérea para dar curso a este nuevo sistema de transporte. Al menos, eso esperamos.