Compartir
Pixabay

Una mujer de 33 años, que padecía de ansiedad severa entre otras dolencias, murió como consecuencia de un paro cardíaco después de que su madre accidentalmente le enviara cientos de emojis enojados por Facebook.

Shabina Miah había publicado un vídeo de una salida nocturna en la conocida red social. Al ver la publicación, su madre, Ángela, le dio un ‘Me gusta’. Sin embargo, un fallo en el IPad que estaba utilizando provocó que cientos de emoticonos de enfado se publicaran junto al post.

Como resultado, Shabina le bloqueó y se negó a hablar con ella cuando la madre intentó ponerse en contacto para pedirle perdón, informa ‘Metro‘.

Cavendish

Ángela, preocupada, acudió al domicilio de su hija en Macclesfield, Cheshire (Reino Unido), para explicarle lo que había sucedido, pero terminaron discutiendo y la madre regresó a su casa.

A la mañana siguiente, tras una reunión de trabajo, la progenitora volvió al domicilio de su hija para intentar disculparse de nuevo, pero encontró su cuerpo sin vida tumbado sobre la cama.

Shabina contaba con antecedentes depresivos, además de sufrir diabetes y ansiedad. La autopsia reveló una alta cantidad de cocaína en su organismo. La madre comentó que su hija se encontraba en un momento crítico de su vida, en un “lugar muy, muy confuso y oscuro”.

Michael Wallbank, uno de los forenses del caso, aseguró que la muerte estaba relacionada con el consumo de drogas. “Está claro que Shabina había consumido cocaína antes de fallecer, posiblemente para contrarrestar su estado de ánimo, pero no hay evidencia de sobredosis”.