Compartir

Dos empleados de una librería de Badajoz dieron la voz de alarma al encontrar un libro que, en su interior, llevaba un artefacto con un reloj que hizo pensar a los propietarios que se trataba de una bomba.

Los dos hombres llamaron a la Policía Nacional que, a su vez, movilizaron el equipo de Técnicos Especialista en Desactivación de Artefactos Explosivos (TEDAX).

Cuando comenzaron las maniobras de desactivación del supuesto explosivo, rápido se dieron cuenta de que se trataba de una bomba simulada sin capacidad de detonar.

La falsa bomba se encontraba dentro del libro “Reyes Mendigos” del francés Jean Lartegu.