Compartir

Un ciudadano turco de 55 años llamó en 45.2010 ocasiones al número de la Policía entre el 15 de mayo de 2017 y el 15 de mayo de 2018 porque no tenía con quien hablar.

Al parecer, el denunciado se había divorciado y ahogaba sus penas en alcohol, no tenía con quien hablar y por eso llamaba a la Policía. “Me divorcié hace dos años. Bebía. Y no tenía con quién hablar, así que llamé a la Policía” así lo declaró ante la Fiscalía que lo acusa de “evitar que un funcionario público cumpla con su deber” al ocupar la línea de emergencia.

Los fiscales del caso piden 5 años de çarcel para el acusado, tal y como ha informado ‘Sabah’.