Compartir

Los empleados de un supermercado de Argentina han puesto en práctica una curiosa venganza contra un cliente que no dudó en estacionar su coche en la zona habilitada para los carritos de la compra.

Aunque esa parte del parking estaba convenientemente señalizada, lo cierto es que aparcó su coche ahí, impidiendo que el resto de clientes pudiera sacar el carrito y hacer la compra con normalidad.

A partir de ahí, los trabajadores decidieron dar un escarmiento y rodearon todo su vehículo de carritos.

“La verdad que hay que ser muy pelotudo para estacionar auto en el sector “changos”. No podés ser tan HDP y dejarlo donde querés. Se nota que nadie respeta nada menos un lugar indebido.
Aplauso para los empleados que le dejaron encerrado el auto”, escribía en Facebook un testigo, quien compartía en internet la imagen del aparcamiento.