Compartir
Twitter

Los ‘beefeaters’ no son gin tonics, originariamente se designan de esta manera  a los trabajadores de la Torre de Londres y otros sitios de interés turístico relacionados con la realeza británica. Conocidos también como ‘Guardianes de yeomen’, estos empleados suelen ser veteranos del ejército.

El organismo que regula este tipo de contrataciones ha lanzado una nueva oferta pública en la que se ofrecen dos puestos de trabajo. El contrato indefinido supondría embolsarse unas 30.000 libras anuales (34.000 euros).

Una de las plazas se oferta para el uno de agosto y otra para el 31 de octubre. Como requisitos, los aspirantes deben haber cumplido un servicio de mínimo 22 años en el ejercicio inglés. Tener en su posesión al menos dos medallas la de servicio prolongado y la de buena conducta.

Entre sus labores se encuentran: recibir a los visitantes de los centros turísticos donde estén destinados, hacer de guías y llevar a cabo tareas de seguridad y vigilancia.