Compartir

El autismo es una discapacidad poco conocida. Por eso precisamente, por ser una enfermedad muy desconocida, surgen “remedios” ficticios que, lejos de ayudar a los niños que la sufren, pueden causarles daños irreversibles e incluso la muerte.

Esto es lo que ha ocurrido en Reino Unido, donde se está extendiendo la peligrosa práctica entre algunos padres de niños autistas de dar un ‘sorbito’ de lo que llaman ‘Agua Mineral Milagrosa’ que es, básicamente, lejía.

Esta ‘Agua Mineral Milagrosa’ está prohibida en España desde 2010 ya que, según la Agencia Nacional del Medicamento “este producto, cuando se consume siguiendo las instrucciones dadas por páginas web, produce efectos adversos que pueden ser muy graves. El clorito de sodio, en solución acuosa y cuando se administra en las condiciones indicadas, se transforma en ácido cloroso que se degrada a dióxido de cloro. Todas estas sustancias tienen una acción oxidante fuerte, y su consumo directo en esas condiciones puede producir dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea, intoxicaciones, fallo renal y metahemoglobinemia”.

Las autoridades de Reino Unido encontraron un grupo de Facebook que estaba formado por “padres, que asegura que el autismo es causado por parásitos que pueden ser limpiados o aniquilados gracias a un tratamiento letal denominada MMS”.